El Web de l'Agència Catalana de l'Aigua

Agència Catalana de l'Aigua

Navegació

Gestión del medio

Está en: Inicio > Gestión del medio

Esta página está en proceso de actualización

El ciclo natural del agua depende de una sola fuente de alimentación: la lluvia. Si tenemos en cuenta que Cataluña tiene un clima mediterráneo y que topográficamente es un país de grandes contrastes, este ciclo se convierte en un sistema de gran vulnerabilidad. El agua constituye un bien indispensable para la vida, el medio y las personas. Es un recurso escaso y frágil, de difícil acceso, y que se debe distribuir, tratar y gestionar.

Cataluña es un país de contrastes topográficos, meteorológicos y demográficos

Cataluña, con una extensión de 31.896 km2, engloba una gran diversidad de paisajes, de los más secos a los más húmedos, y formaciones geológicas muy diversas y de relieve muy marcado, con periodos de carencia de agua u otros de abundancia y grandes riadas. Por otra parte, existe un gran desequilibrio entre la ocupación de las personas en el territorio catalán y la disponibilidad de los recursos hídricos, distribuidos irregularmente.

La red hidrográfica de Cataluña está constituida, desde un punto de vista geomorfológico, por dos grandes vertientes: la vertiente occidental, o cuencas intracomunitarias (parte catalana del Ebro), y la vertiente oriental, o cuencas internas, formada por los ríos que nacen y desembocan en Cataluña, sin hacerlo en ningún cauce de la vertiente occidental.