El Web de l'Agència Catalana de l'Aigua

Agència Catalana de l'Aigua

Navegació

Zonas húmedas

Está en: Inicio > Gestión del medio > Zonas húmedas

Esta página está en proceso de actualización

Descripción general

El Departamento de Medio ambiente y Vivienda ha elaborado el inventario de zonas húmedas de las cuencas internas de Cataluña con el objetivo doble de:

  • Facilitar la aplicación y el cumplimiento de lo que dispone el artículo 11.1 de la Ley 12/1985, de espacios naturales, en relación con la protección de las zonas húmedas.
  • Constituir la base para la redacción del futuro plan sectorial de zonas húmedas previsto en el Plan Sectorial de las Cuencas Internas de Cataluña.

El inventario ha identificado y delimitado 202 zonas húmedas sin contar los estanques, turberas y otros espacios afines de alta montaña.

Estas zonas húmedas han sido objeto de una caracterización ecológica (comunidades vegetales, hábitat animal, etc.) y de una evaluación de su interés y problemática de conservación, y también se han definido criterios y recomendaciones para gestionarlas.

Paralelamente, la elaboración del inventario ha comportado la creación de una base de datos relacional asociada a una cartografía georeferenciada. Integrada en un sistema de información geográfica –el Sistema de Información Ambiental del Departamento de Medio ambiente y Vivienda (zonas húmedas).

Este hecho permitirá incorporar los requerimientos de protección de estas zonas húmedas en la planificación territorial, sectorial y urbanística, en la elaboración de estudios de impacto ambiental y, en general, en los procesos de toma de decisiones que puedan incidir en la conservación de estos ambientes.

Finalmente, es importante remarcar que el presente inventario queda abierto a la futura incorporación de nuevos espacios que cumplan los requisitos.

Volver al índice

Concepto de zona húmeda y tipologías

A partir de la definición de zona húmeda establecida por la Ley 12/1985, de espacios naturales, se concreta el marco conceptual técnico de zona húmeda y se establecen los criterios (biológicos, hidrológicos, de funcionalidad ecológica, etc.) que permiten identificar estos espacios.

En este inventario se considera zona húmeda aquella unidad ecosistémica funcional que presenta en el espacio y el tiempo una anomalía hídrica positiva con respecto al medio adyacente. La confluencia de factores topográficos, geológicos e hidrológicos hace que esta anomalía hídrica afecte y condicione los procesos geoquímicos y los procesos biológicos del área en cuestión.

En las zonas húmedas aquí consideradas, el nivel freático (o capa saturada) está al mismo nivel o cerca de la superficie, y el terreno puede estar inundado por una lámina de agua léntica o calmada.

Este marco conceptual también incluye aquellos espacios que no presentan una lámina de agua superficial, sino que su anomalía hídrica consiste en la presencia de una mayor humedad edáfica que permite el desarrollo de suelos y biocenosis de tendencia higrófila. Este sería el caso de los denominados criptohumedales o zonas húmedas poco aparentes (juncales, humedales, etc.) en que la presencia de aguas libres puede no ser visible pero sí que lo son los efectos sobre los sistemas naturales.

Es importante destacar que esta definición permite incluir las zonas de aguas profundas (lagos, etc.). Igualmente, tampoco se establece ninguna restricción por razón de su origen hidrológico (zonas húmedas de inundación o laminación, zonas húmedas de surgencia del acuífero profundo, etc.) o artificial (embalses, salinas, etc.). También se incluyen las áreas que presentan una anomalía hídrica únicamente temporal, es decir, no permanente, siempre que su frecuencia o duración sea suficiente para condicionar y modificar las comunidades y los procesos biológicos respecto al medio circundante.

En lo que se refiere a los grandes embalses, si la masa de agua originada por una esclusa tiene una superficie mayor de 100 hectáreas, únicamente figuran en el inventario las colas o aquellas rinconadas que cumplan el mencionado criterio de naturalización. En masas de agua de menor superficie, se incorpora al inventario la totalidad de la masa de agua, siempre que exista alguna rinconada que también se adapte a lo que se ha dicho sobre naturalización.

Volver al índice

Criterios de identificación

Criterios de particularidad ecológica

  • Zonas importantes para la conservación de especies de fauna del anexo 2 de la Ley 3/1988, de protección de los animales y de las sucesivas órdenes de ampliación de la relación de especies protegidas.
  • Zonas donde es conocida la presencia de especies de flora y fauna de los anexos 3 y 4 del Decreto 328/1992, por el cual se aprueba el Plan de Espacios de Interés Natural.
  • Zonas de nidificación de las aves del anexo I de la Directiva 79/409/CEE, relativa a la conservación de las aves silvestres (en lo sucesivo Directiva Aves).
  • Zonas dónde se localizan muestras significativas de hábitats naturales de zona húmeda, y especialmente los que constan en el anexo I de la Directiva 92/43/CEE, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres; modificado por la Directiva 97/62/CE, por la cual se adapta al progreso científico y técnico la Directiva 92/43/CEE (en lo sucesivo Directiva Hábitats).
  • Zonas donde se conoce la presencia de especies de fauna y de flora de los anexos II e IV de la Directiva Hábitats.
  • Zonas que albergan una biocenosis acuática de elevada diversidad biológica o bien donde se localizan redes tróficas y procesos ecológicos de elevada complejidad o de especial representatividad ecológica.
  • Zonas importantes como refugio e invernada de aves.
  • Zonas que constituyen un biotopo-puente entre grandes zonas húmedas.
  • Zonas que, en caso de tratarse de espacios fluviales de aguas lénticas, conservan comunidades forestales de ribera bien estructuradas y con una destacada presencia de genotipos propios de la zona.
  • Zonas de especial interés por su aportación a la diversificación de los sistemas naturales de la cuenca o área geográfica donde se localiza.

Criterios de importancia hidrológica

  • Zonas de recarga del acuífero, la conservación de las cuales es indispensable para el mantenimiento de otras zonas húmedas de descarga.
  • Zonas de especial singularidad hidrológica (por el origen, la actividad, etc.)

Volver al índice